Centro Mexicano de Filantropía

Usuario DOMUS Inicia Sesión Aquí:

 
Centro de Atención
Tels: (55) 5563 9966 / 9874

EVALUACIÓN FUNCIONAL

 

En Domus estamos convencidos que para ayudar, “educar” a una persona con Autismo o Trastorno del Espectro del Autismo, las etiquetas no resuelven, no son útiles…  ¿Por qué? simplemente, porque no existe un caso igual a otro. Consideramos a la evaluación funcional como el proceso por excelencia más necesario para poder entender y, así, educar a una persona con autismo y a su familia. Por lo que la evaluación debe ser un proceso “personalizado”, flexible y no estandarizado ni apegado a baremos o normas.

Duración del proceso de evaluación. Una evaluación funcional nos ocupa entre 16 y 20 horas… ¿Por qué?... después de décadas de trabajo continuo con personas dentro del Espectro de Autismo, hemos aprendido que el ambiente, el contexto, la relación entre examinador y persona con TEA, es determinante para afectar o favorecer su rendimiento. Un ambiente carente de seguridad, confianza, entre examinador y persona a ser evaluada, disminuye notablemente el rendimiento de esta última. Por el contrario, un entorno confortable, seguro y no estresante, favorecerá su rendimiento. Es total responsabilidad del evaluador/examinador conseguir que el niño, joven o adulto que evalúe dé lo mejor de sí, su mayor rendimiento.

 

Objetivo. En el modelo de Evaluación Funcional de Domus, dedicamos el tiempo necesario para:

  • Identificar el estilo de aprendizaje.
  • Identificar cuáles son los apoyos más eficaces para guiar a la persona con TEA en el proceso de enseñanza-aprendizaje.
  • Determinar cómo es su comunicación.
  • Identificar el carácter y “formas” de su interacción.
  • Analizar la funcionalidad de sus conductas.

Todos estos, procesos únicos en cada persona. A partir de esto, estaremos en la posibilidad de desarrollar un Plan de Atención Personalizado, fundamentalmente, basado en el conocimiento más amplio de las competencias y/o habilidades de la persona con autismo.

En Domus, una evaluación debe obtener información objetiva, concreta, que ayude a los padres a tener una mejor comprensión del funcionamiento su hijo, conocer sus fortalezas y necesidades y, en complemento, saber qué es lo que tiene. Les damos pautas, líneas de acción (educativa, médica, terapéutica, etc.), les ayudamos a resolver sus dudas y nos preocupamos por orientarlos para optimizar sus recursos (tiempo y dinero).

Reflexión: quizá no hay momento tan importante y crucial para el desarrollo de una persona con TEA que el momento de ser evaluado y diagnosticado. Es un momento en el que podemos determinar una perspectiva de vida. Es una oportunidad para un buen inicio del proceso de desarrollo personal de la persona con AUTISMO. Por lo que no dudamos en que una evaluación funcional, exhaustiva, es un paso necesario, imprescindible.