Centro Mexicano de Filantropía

Usuario DOMUS Inicia Sesión Aquí:

 
Centro de Atención
Tels: (55) 5563 9966 / 9874

VIDA LABORAL

 

Ser adulto implica entre otros aspectos abordar nuevas necesidades referidas a autonomía personal, autoestima, autodeterminación, vivienda, trabajo, relaciones afectivas y sexualidad.

 

Además, supone un nuevo marco de derechos y obligaciones entre los cuales está el derecho al trabajo. Independientemente de la presencia de algún déficit ya sea físico, intelectual o sensorial, todas las personas tienen el derecho de acceder a un ambiente laboral con dignidad y respeto a su propia labor.

 

Los adultos  con autismo tienen entre muchas otras características el ser meticulosos, perfeccionistas, con una atención centrada en los detalles y fácilmente adaptables  a rutinas bajo condiciones estructuradas, aún cuando parezcan monótonas; todos  estos aspectos son considerados por muchos empresarios y empleadores  cualidades valiosas para desempeñar un trabajo de calidad.

 

Para que cada vez más personas con autismo tengan un empleo es necesario un cambio de actitud y ver a la persona “más allá del espejo” o mejor dicho, “más allá del espectro”, escucharlas,  cederles su derecho a decidir por sí mismas y a tomar sus propias responsabilidades.

 

En Domus, trabajamos a favor  de la inclusión  laboral,  a través de la implementación de estrategias basadas en la estructuración y la predictibilidad, con el establecimiento de normas claras de comportamiento  en el trabajo y  en las relaciones sociales, con el acceso a un sistema de comunicación efectivo además de la determinación del nivel de apoyos necesario para cada uno. Con la participación proactiva de un facilitador laboral  responsable y comprometido, pendiente de las necesidades del adulto con autismo se promueve el desarrollo de las competencias  correspondientes para ser incluido  bajo alguna de las modalidades  con los apoyos que requiera.

 

Para alcanzar el máximo grado de independencia y autonomía, se requiere como mínimo tener una actividad laboral.

 

"El trabajo tiene significado en nuestras vidas". En nuestra sociedad tener un empleo nos hace sentirnos valiosos miembros de la sociedad, ciudadanos contribuyentes de la misma. Es un elemento normalizador, para personas con o sin discapacidad.

 

Dar a la persona la oportunidad de trabajar significa no sólo el salario percibido, sino también el reconocimiento de su valor social por parte de la familia y su aceptación en el seno de la comunidad; se les da la posibilidad de hacer amigos y establecer vínculos afectivos con personas que no tienen discapacidad.

 

 (Verdugo y Jenaro, 1993).