Centro Mexicano de Filantropía

Usuario DOMUS Inicia Sesión Aquí:

 
Centro de Atención
Tels: (55) 5563 9966 / 9874

DEFINICIÓN

 

 

 

 

¿Qué es el autismo?

El autismo se considera como una alteración compleja del desarrollo que se manifiesta claramente entre los 18 y 36 meses de edad, aunque  puede haber síntomas observables desde antes de los 12 meses.

El autismo es producto de una variación del desarrollo neuronal, la cual impacta el funcionamiento cerebral. Como resultado de esto,  observamos dificultades importantes para interactuar y comunicar, aspectos del funcionamiento humano que requieren de una "colaboración entre los diferentes centros cerebrales", de un buen funcionamiento cerebral.  

Actualmente, el instrumento principal en el tema de la detección y diagnóstico del autismo y  su verdadera definición, es el Manual de Diagnóstico "DSM-V" (Asociación Psiquiátrica Americana. 2013). De acuerdo a este y a partir del mes de Mayo del 2013,  el término oficial para referirse al autismo es “Trastorno del Espectro Autista” (TEA).

En el DSM-V, el TEA se nos presenta así:

Trastorno del Espectro Autista

Debe cumplir los criterios A, B, C y D:

A. Déficits persistentes en la comunicación e interacción social, manifestando simultáneamente los tres déficits siguientes:

  1. Déficits en la reciprocidad social y emocional; desde un acercamiento social anormal e incapacidad para mantener la alternancia en una conversación, pasando por la reducción de intereses, emociones y afectos compartidos, hasta la ausencia total de iniciativa en la interacción social.
  1. Déficits en las conductas de comunicación no verbal que se usan en la comunicación social; desde una comunicación poco integrada, tanto verbal como no verbal, pasando por anormalidades en el contacto visual y lenguaje corporal o déficits en la comprensión y uso de la comunicación no verbal, hasta la falta total de expresiones o gestos faciales.
  1. Déficits en el desarrollo y mantenimiento de relaciones adecuadas al nivel de desarrollo (más allá de las establecidas con los cuidadores); desde dificultades para mantener un comportamiento apropiado a los diferentes contextos sociales, pasando por las dificultades para compartir juegos imaginativos, hasta la aparente ausencia de interés en las otras personas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

B. Patrones de comportamiento, intereses o actividades restringidas y repetitivas que se manifiestan al menos en dos de los siguientes puntos

 1. Habla, movimientos o manipulación de objetos estereotipada o repetitiva (estereotipias motoras simples, ecolalia, manipulación repetitiva de objetos o frases idiosincráticas).

2. Excesiva fijación con las rutinas, patrones ritualizados de conducta verbal y no verbal, o excesiva resistencia al cambio (como rituales motores, insistencia en seguir la misma ruta o tomar la misma comida, preguntas repetitivas o extrema incomodidad motivada por pequeños cambios).

3.Intereses altamente restrictivos y fijos de intensidad desmesurada (como una fuerte vinculación o preocupación por objetos inusuales y por intereses excesivamente circunscritos y perseverantes).

4. Hiper o hipo reactividad a los estímulos sensoriales o inusual interés en aspectos sensoriales del entorno (como aparente indiferencia al dolor/calor/frío, respuesta adversa a sonidos o texturas específicas, sentido del olfato o del tacto exacerbado, fascinación por las luces o los objetos que ruedan).

 C. Los síntomas deben estar presentes en la primera infancia (pero pueden no llegar a manifestarse plenamente hasta que las demandas sociales exceden las limitadas capacidades).

D. La conjunción de síntomas limita y discapacidad para el funcionamiento cotidiano.

Como podemos ver, a partir de ahora, las limitaciones sociales y de la comunicación son un único conjunto de dificultades, distintivos del TEA. El lenguaje se torna irrelevante y no esencial para una detección y diagnóstico.

Otras ventajas que vemos en este cambio, en el DSM-V, es que nos está dirigiendo a considerar más el aspecto funcional de la persona que una simple “etiqueta” como erróneamente se ha hecho. Asimismo, nos permitirá hacer una mejor detección de esta alteración antes de los tres años de edad y en edad adulta.

Las etiquetas populares que debemos evitar:

 

"Autismo de alto/bajo funcionamiento"

"Autismo severo/leve/moderado"

"Autismo atípico"

"Rasgos de autismo"

"Autismo de Kanner"

"Asperger genio"

SON SOLO TÉRMINOS POPULARES  

Infortunadamente es muy común que se manejen estas etiquetas para referirse al autismo pues más que ayudar a comprenderlo, confunden, porque la mayoría pueden impactar de manera no objetiva en las expectativas de los padres.

¿autismo de alto funcionamiento = expectativas altas?  

¿autismo severo o profundo = bajas expectativas?

¿rasgos de autismo = no hay necesidad de atenderlo?